Glaucoma

Es un conjunto de enfermedades que afectan al nervio óptico, encargado de llevar al cerebro las imágenes que uno ve.

View Video

 

Es una condición en la que la vista que el paciente va perdiendo no puede volver a recuperarse, pero el deterioro sí puede pararse. Si no se trata a tiempo, esta condición puede llevar a la ceguera. En México es la segunda causa de ceguera, después de la retinopatía diabética.

Los dos factores clave para el desarrollo del glaucoma son una elevada presión en el interior del ojo y cambios en la calidad del nervio óptico.

Generalmente se presenta sin síntomas y a cualquier edad (aunque es más común en personas mayores de 40 años) por lo que es recomendable hacerse una revisión oftalmológica de manera regular.

Anatomía del ojo humano: desarrollo de glaucoma.

 

Síntomas

El nervio óptico es el encargado de llevar la información captada por el ojo hasta el cerebro, en donde se transforma en imágenes. Está formado por un millón y medio de fibras nerviosas. Cuando aumenta la presión en el ojo las fibras nerviosas van muriendo.

Al principio la muerte de fibras no provoca síntomas, pero a partir de cierto punto el paciente nota que su visión comienza a perderse, empezando por la periferia. Cuando esto ocurre es signo de que el glaucoma ya está avanzado y ha causado daños graves al nervio óptico.

Anatomía del ojo humano: el nervio óptico afectado por glaucoma.

 

Principales tipos de glaucoma

Existen muchos tipos de glaucoma, pero los más importantes son los siguientes:

Glaucoma primario de ángulo abierto

View Video

 

El ojo tiene mecanismos para renovar los líquidos presentes en su interior. El glaucoma de ángulo abierto aparece cuando el ojo produce más líquido del que es capaz de desechar, generando un aumento de presión que terminará por dañar al nervio óptico. Este proceso es lento e irreversible y no produce síntomas.

Este es el tipo más común de glaucoma en nuestro país: aproximadamente 3 de cada 4 casos de glaucoma son de ángulo abierto.

Es más probable que afecte a personas con padres o abuelos que lo hayan tenido, ya que tiende a ser hereditario.

El tratamiento más común es a través de gotas para los ojos que disminuyen la presión. Si éstas no son suficientes para bajar la presión hasta niveles aceptables, se puede realizar una cirugía con un tipo de láser llamado Yag, para abrir los canales por los que sale el líquido. En casos más complejos se llevan a cabo otras cirugías para regular el desecho de líquidos.

Glaucoma de ángulo cerrado

View Video

 

Ocurre cuando los canales de desecho de los líquidos del ojo se cierran repentinamente. En estos casos el daño es muy rápido y se consideran emergencias que deben atenderse de inmediato, ya que van deteriorando la vista hasta causar la ceguera en cuestión de días.

Los síntomas son náuseas y vómito, dolor muy intenso y dilatación de la pupila del ojo con el problema (que es fácil de detectar comparándola con la pupila del otro ojo). Ocurre con más frecuencia en personas mayores de 50 años, y en quienes tienen altos niveles de estrés o antecedentes familiares de la enfermedad. Es común que el glaucoma de ángulo cerrado se presente en la noche, mientras el paciente duerme.

Si tiene los síntomas descritos venga al instituto de inmediato, en donde le administraremos medicamentos en el ojo o por vía intravenosa y, si es necesario, le realizaremos una cirugía para bajar la presión ocular y rescatar su vista.

 

Otros tipos de glaucoma

Además de los descritos, existen los asociados a la diabetes, que producen un crecimiento en los vasos sanguíneos (pequeñas venas) que irrigan de sangre a la retina. En estos casos los vasos se multiplican hasta el punto de cerrar los canales por los que se drenan los líquidos del ojo, o uno de los vasos se rompe y llena de sangre el vítreo aumentando la presión.

También está el glaucoma pigmentario, que ocurre cuando las células que dan color al iris comienzan a desecharse más rápido de lo normal tapando los canales por el que salen los

Mención aparte merece el glaucoma congénito, que se presenta al nacer. Dado que afecta a bebés, estos son los únicos casos que canalizamos a otras instituciones especializadas en ellos.

En total hay más de cien tipos de glaucoma. Aquí se expusieron sólo los más comunes, pero damos atención a todos, con la excepción ya mencionada del congénito.

 

¿El glaucoma se cura?

Como los daños que produce al nervio óptico son irreversibles, no existe cura para el glaucoma. Lo que sí puede y debe hacerse es tomar las medidas de tratamiento necesarias para parar o disminuir el ritmo de los daños que causa a la vista.

Doctora poniendo gotas en los ojos de paciente.

 

Tratamientos para el glaucoma

Existen tres tipos de tratamientos:

  • Con medicamentos (gotas o pastillas) que disminuyen la presión interna del ojo.
  • Mediante cirugía láser, con un tipo especial de este haz de luz conocido como Yag.
  • Mediante cirugía tradicional de varios tipos.

Consulte la página de tratamientos para el glaucoma.


Acercamiento del láser Yag.

Detalle del láser Yag.

 

© 2015 Instituto Oftalmológico Privado S.A. de C.V.