¿Qué es la cirugía refractiva?

View Video

 

La cirugía refractiva, también conocida como cirugía láser de ojos, cirugía LASIK, IntraLASIK o Excimer, es un procedimiento para solucionar o reducir la miopía, el astigmatismo o la hipermetropía.

Es popular porque quienes se someten a esta operación láser de ojos dejan de usar lentes. De ahí que algunas personas lo llamen cirugía para no usar lentes.

Se realiza empleando un equipo láser computarizado de última tecnología y dura menos de un minuto, tiempo en el que un haz de luz láser de alta precisión realiza cortes en la córnea para devolverle una forma natural que corrige los problemas de visión. Los cortes son hechos con base en las especificaciones que determinamos a partir del estudio y medición de los problemas de visión de cada paciente.

En total el procedimiento completo tarda menos de media hora, al final del cual se pone un lente de contacto al paciente para favorecer su recuperación. El tiempo de recuperación es de unos 7 días, durante los cuales el paciente verá borroso.

Anatomía del ojo: comparación antes y depués de la cirugía retractiva del ojo.
Ilustración que explica las 3 condiciones de la vista que pueden tratarse con esta cirugía: la operación para la miopía, la operación para el astigmatismo y la operación para la hipermetropía.

 

¿Quiénes pueden ser candidatos?

Las personas con astigmatismo, miopía o hipermetropía leve a moderada. Este procedimiento no es recomendable para personas que tienen diabetes y mujeres embarazadas, en lactancia o que están en tratamiento hormonal. A pacientes mayores de 45 años les informamos que la cirugía no corregirá ni retardará el proceso natural que dificulta ver de cerca (presbicia).

Para asegurar al máximo que la cirugía será un éxito, realizamos cuidadosos estudios médicos a cada paciente, para conocer con exactitud sus características y determinar si es candidato al procedimiento. Los estudios que hacemos son los siguientes:

  • Topografía corneal, mediante el cual trazamos un mapa de la superficie exterior e interior de la córnea para conocer su grosor y ver si es regular o irregular.
  • Conteo celular, que es un método de confirmación del grosor de la córnea, calculado contando un tipo especial de células que se distinguen por tener una forma hexagonal. Para que un paciente sea candidato a la cirugía refractiva, este conteo debe estar dentro de un rango.
  • Paquimetría ultrasónica, que nos da más detalles sobre las características de la córnea.
  • Adicionalmente revisamos la parte interna del ojo (retina, nervio óptico, área macular) para asegurar que no existan problemas visuales adicionales o potenciales, y que la cirugía no impactará negativamente la salud ocular del paciente.

Lentes sobre una prueba para ver.

 

Posibles complicaciones

Todo procedimiento médico está expuesto a riesgos, y la cirugía refractiva no es la excepción.

  • En ocasiones la cicatrización, que es un proceso que varía de persona a persona y no puede preverse, deja errores de visión que comúnmente se corrigen con el tiempo. Cuando no es así, se requerirá de una corrección mediante una nueva cirugía: entre 10 y 20% de los pacientes pasan por este caso; a ellos les recordamos que el Instituto ofrece una garantía de 2 meses durante los cuales no tendrán que pagar por la resolución de complicaciones (como es este caso; incluye consultas y cirugía, pero no medicamentos).
  • También debido a la cicatrización es posible que después de la cirugía siga necesitando anteojos o lentes, aunque con una graduación menor. Esto es muy poco frecuente.
  • Es posible que el paciente experimente sensación de incomodidad en el ojo, resequedad, visión borrosa y molestias ante la luz, que pueden tratarse con medicamentos hasta que desaparezcan solas.
  • Algunos pacientes refieren una cierta pérdida en la percepción de la intensidad de los colores.

Acercamiento de un ojo señalado por un láser.

 

Precios de la cirugía refractiva

Hoy día existe una muy amplia oferta de cirugías para problemas de refracción que ha hecho que los precios bajen, al igual que el cuidado y rigor de los estudios previos que la soportan. Por lo general, un precio bajo tiene más probabilidades de implicar un mayor riesgo.

Nosotros cobramos una cantidad menor al promedio del mercado, pero que nos permite garantizar la calidad y el rigor de un procedimiento profesional y seguro. Le invitamos a que nos visite para conocer más detalles.

Médico con paciente en cirugía láser de ojo.

 

© 2015 Instituto Oftalmológico Privado S.A. de C.V.