Cirugías para el desprendimiento de retina

El desprendimiento de retina es la separación de la retina del tejido de la sujeta y nutre, compuesto de dos capas: la coroides, que toca a la retina, y la esclera, que es la exterior y contiene tanto a la coroides como a la retina. Es un problema que debe solucionarse urgentemente porque pone en riesgo la visión.

Existen varios tipos de cirugías para tratar el desprendimiento de retina. La elección del más indicado está en manos del oftalmólogo, y de cómo evalúe a su paciente. A continuación presentamos los tipos de cirugía más comunes para estos casos.

Vitrectomía

Es una cirugía adecuada para los casos en los que el desprendimiento de la retina es provocado por un encogimiento del vítreo. Lo que se hace es vaciar el humor vítreo (la sustancia de la que está lleno el vítreo) y remplazarla con un gas expansivo o aceite de silicón hasta un punto tal en el que la retina vuelva a estar en su posición. Con el tiempo y de manera natural el ojo absorberá el gas y lo sustituirá por nuevo humor vítreo.

View Video

En este video se aprecia cómo es retirado el humor vítreo y remplazado por aceite de silicón.

Retinopexia neumática

Consiste en inyectar gas en el vítreo sin necesidad de retirar el humor. Usualmente este procedimiento se complementa con el sellado de rasgaduras o punciones en la retina usando láser. Es indicada para casos de roturas pequeñas, especialmente en la parte superior del ojo.

Cirugía escleral

Consiste en poner una banda que rodea y presiona al ojo por la parte externa, de tal forma que acerque a la coroides y la esclera a la retina. Una vez hecho esto, es común que se extraiga el líquido presente en la región del desprendimiento y se use láser para pegar la retina en su posición original. Este tratamiento es usado generalmente en casos de desprendimiento complejos.

View Video

Cirugía escleral.

 

Posibles complicaciones

Dependiendo del tipo y grado de avance del desprendimiento, es posible que no se recupere toda la visión que se tenía antes, o que aparezcan complicaciones que lleven a una nueva cirugía hasta en 15% de los casos.

La mejoría en la visión no es inmediata, porque es necesario esperar un tiempo para que el ojo se recupere de la cirugía. Este periodo puede ir de un par de semanas hasta algunos meses.

Escaner de ojos.

 

© 2015 Instituto Oftalmológico Privado S.A. de C.V.